Páginas de la vida

El 15-M, las mujeres y los pensionistas


1) El 15-M: Hacer o impulsar una huelga es siempre muy difícil. Fue un movimiento popular, a raíz de la manifestación del 15 de mayo de 2011 en Madrid. Quería expresar el hartazgo de que los políticos no hagan caso a las demandas populares. Se quería acabar con el bipartidismo PSOE-PP y con la enorme influencia que las corporaciones financieras y la banca tenían en la política de nuestros gobiernos
La gente no se resigna a la política de tanto incompetente como nos toca sufrir. Ya está bien de recortes, que siempre paga el de abajo: “Cuando no nos falta el vino, nos falta la copa”.
   La revuelta del 15 de mayo generó protestas pacíficas por toda España. Todas bajo el común denominador de la rebeldía, la indignación y la ira: No nos representan… No hay pan para tanto chorizo. Poco a poco llegaron las mareas:
Marea blanca, Sanidad.
Marea verde, Educación.
Marea amarilla, Cultura.
Marea violeta: exclusión social.
Marea negra, contra los recortes.
Marea roja, contra el desempleo.

2) Las mujeres y el 8 de marzo: Mi madre que es muy lista me hizo feminista - La mayor manifestación de la última década en España.
El 8 de marzo de 1908, las trabajadoras de la fábrica textil Cotton, en Nueva York, se declararon en huelga para protestar por las pésimas condiciones de trabajo, cerrándose en la fábrica. El dueño cerró las puertas de la fábrica y se prendió fuego al edificio, en un acto que causó la muerte de 129 mujeres trabajadoras.  El humo del incendio era violeta, el mismo color de las telas que trabajaban las mujeres. Ello explica que tal color sea el color de la enseña del movimiento feminista.
Ciento diez años después, una marea humana llenó toda España. La revolución femenina del 8 de marzo de 2018 ya es imparable. Una catarsis femenina. Demasiado cambio para este PP descompuesto por la corrupción y los cotidianos escándalos.
Nuestro país ocupa el quinto lugar en el mundo para “ser mujer”; es decir, sólo en cuatro países las mujeres están mejor que en el nuestro. Déjenme que les diga que esa noticia describe el triste panorama que sufren las mujeres del mundo. Los hombres hemos sido educados en el machismo, en la superioridad del varón sobre la mujer. Cuando le decimos a nuestra pareja te he fregado los platos estamos reconociendo que en nuestra cabeza está inculcada la idea de que fregar es un trabajo específicamente femenino. Multitud de ejemplos de este tipo confirmarían que hay que cambiar la educación hacia la igualdad hombre- mujer.
   La mujer tiene que estar en las instituciones legislando, para que a partir de ahora sus reivindicaciones estén en las nuevas leyes. El mismo salario para ellas por el mismo trabajo. Acabar con el acoso y la violencia contra las mujeres. Etcétera. Sin ceder ni un pasito.
Hay que subvencionar adecuadamente la maternidad. La natalidad en España es la más baja del mundo: 1,3.  Para salir de esta mala cifra hay que crear trabajos alternativos y flexibles; crear una verdadera red de medidas para subsanar esta escasez.
Los recortes van contra las mujeres porque la sanidad, la enseñanza, la dependencia son sectores muy feminizados. Queda mucho por hacer, pero se ha iniciado el camino. Estamos hablando nada menos que de la mitad de la población.

3) Los pensionistas: Vivir contando los céntimos. El 17 de marzo pasado se celebraron multitud de manifestaciones en las que los jubilados pedían pensiones dignas. La mayoría de los españoles vive en precario con empleos de miseria. Los ancianos, también. Y, además, se ven obligados a ayudar a sus hijos en paro o con salarios miserables. El anuncio de una ridícula subida del 0,25% en la pensión exacerbó a los mayores. En la mayoría de los casos esa cantidad suponía entre uno y dos euros de subida.
El gobierno no puede seguir engañando a la gente. La pensión es una exigencia del sistema. Haya trabajado o no, un ciudadano tiene derecho a una pensión básica (en torno a mil euros de hoy) digna.
Se necesita una solución integral de un Estado moderno. Los trabajadores han ido dejando parte de su retribución en el fondo de seguridad social. Han hecho una inversión. Y, al llegar la vejez, los responsables de los gobiernos tienen que garantizarles la prestación. Es un derecho que no admite discusión.
Pretende el gobierno que los que tengan unos mínimos ahorros se hagan una pensión privada. Y dale. ¿Qué hacen los que no tienen ahorros, la gran mayoría? Además, las pensiones privadas son un riesgo enorme porque en bolsa cada vez valen menos y los escasos beneficios son inferiores a la inflación. Por otra parte, si quebró Leman Brothers ¿quién garantiza que no lo hará Seguros el Pato?
No. El Estado es quien tiene que garantizar el cobro y la calidad de las pensiones y donde no llegue el dinero de las contribuciones de los trabajadores tiene que llegar el dinero de impuestos o de deuda. Hace falta una reforma fiscal integral.
Porque todo el gasto colectivo de España (Ejército, Sanidad, Educación…) se financia con impuestos y las pensiones lo hace con las contribuciones sociales. Es una anomalía de otro tiempo (el Pacto de Toledo, en el que llegó a haber excedentes).
Dice Manuel Vicent que los jubilados tienen en sus manos una papeleta de voto en forma de hacha. Ocho millones de hachas: A la hora de votar no te vayas a olvidar.
Mariano Rajoy dice que “no hay dinero para pagar las pensiones”. Cualquiera le puede sacar los colores. Hay dinero para las inútiles diputaciones, para corregir los desmanes de la banca, sostener autopistas ruinosas y para aviones o submarinos, que no necesitamos.
Sólo por sostener una mentira así no se merece ni un voto más.

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Hemos creado un monstruo...

Esperances en un món masclista

Lectura geopolítica del Concert d'Any Nou (reedició)