Batiburrillo


–El Parlamento Europeo exige el embargo de armas a Arabia Saudí después del escándalo internacional producido por el salvaje asesinato del periodista Khashoggi. Se abstuvieron en esta votación los grupos españoles del PSOE, PP y C’s. 
Ya en las Cortes españolas estos tres partidos habían rechazado el embargo de armas a la monarquía saudita. Se habla de compras de 4.000 millones de euros y de la pérdida de 6.000 puestos de trabajo en el sur de Andalucía.
Como ciudadana, me abochorna esta típica hipocresía nacionalcatólica. La monarquía saudí, democráticamente, está anclada en la Edad Media; pero sus contratos –gracias al dinero del petróleo– son muy sustanciosos. Por lo que los gobiernos tiritan antes de plantar cara a tan poderoso señor.
Fuentes gubernamentales sostienen que el compromiso de venta de armas lo firmó el PP y que hay que respetar los compromisos para defender los intereses de España. En realidad, el hecho de que la venta la firmase el gobierno anterior no debería ser un obstáculo; como tampoco lo fue en su día la orden de retirada de tropas de Irán, por Zapatero. Es voluntad política y pura coherencia ética.
Porque lo de los puestos de trabajo en Andalucía, la Junta ya podía haberlo redirigido tras cuarenta años en el poder. Y en cuanto a los intereses de España… la mayoría de españoles somos contrarios a las ventas de armas y material militar a gobiernos no democráticos. El revoltijo de negocios con Oriente Medio (y las vergonzosas comisiones que generan) nos avergüenzan constantemente.

–Una sentencia firme del Tribunal Supremo, sobre el pago de los gastos jurídicos documentados de las hipotecas, fue suspendida por el juez Picazo. El motivo de esta insólita suspensión (no hay precedente alguno) la fundamenta en la enorme repercusión económica y social de la sentencia.
Por si nos quedaba alguna duda: la todopoderosa banca ha demostrado en muy pocas horas quien manda en el supremo tribunal. Y en España, claro.

–Pablo Casado le ha soltado, en el Parlamento, a Pedro Sánchez: Usted no se da cuenta de que es partícipe y responsable del golpe de Estado que se está perpetrando en España.
Esta animalada del Sr. Casado al Presidente del Gobierno no ha sido un calentón más del desordenado joven pepero palentino. No. Parece ser la nueva estrategia aznariana que Casado emplea para detener el ascenso de Vox. Si ya resultaron inconexas sus afirmaciones sobre el descubrimiento de América con capital privado llamar golpista a Pedro Sánchez es un delirio imperdonable. Más respeto.

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Hemos creado un monstruo...

Esperances en un món masclista

Lectura geopolítica del Concert d'Any Nou (reedició)