CRITICA DE LIBROS.- "Moscas" de Agustín Pery


SINOPSIS: El asesinato de un periodista de investigación en la isla de Mallorca y la torpe serie de acciones y reacciones que desencadena sirven como hilo conductor a este libro. Un thriller que retrata las relaciones que tejen y anudan la corrupción en España. Una narración dura protagonizada por un policía nacional curtido en las alcantarillas de la lucha antiterrorista y sobrado de testosterona. 
El título se refiere a una cita: “Los malvados son como las moscas que recorren el cuerpo de los hombres y solo se detienen en sus llagas”.
“Moscas” (Pepitas de Calabaza ed.), es la primera novela de Agustín Pery, un periodista que ejerció varios años en la isla y allí destapó algunos escándalos de corrupción.


El libro trata, precisamente, de corrupción. Es una novela negra potente, con un estilo cortante y directo. De frases cortas.  Una forma de narrar muy en consonancia con lo que describe.
 Demasiada mala baba y bajeza moral; no mucho peor que en el resto del país, por desgracia.
Porque lo cierto es que uno se cree lo que está pasando en el libro: que la corrupción es una práctica casi habitual y ya ni nos resulta extraño lo que se cuenta.
El sentido del humor, perverso y gamberro. Como si para contar un relato sucio hicieran falta frases sucias.
El inicio de la novela es como un contundente puñetazo en el estómago del lector:
Una hostia en la sien. Cuatro patadas en el estómago. Quizá cinco. Las costillas rotas. El cuello quebrado. La cabeza abierta. Los ojos morados. Los dientes desperdigados. Un guiñapo en una escombrera.
Un periodista muerto de una paliza descomunal, sin balas ni huellas.
La descripción de Palma (la isla de la calma), los entresijos de la sociedad palmesana, de los empresarios de la construcción o de la diversión, es magnífica. De este orden:   
“Ambos sonrieron. Se odiaban como solo se odia en Mallorca. Compartiendo confidencias, despellejando al tercero ausente, coincidiendo en cenas, asistiendo a los mismos actos y, siempre, saludándose tan efusivamente”.
O esta otra:
                          Jodidos isleños, pensó, son como los Borbones, solo follan entre ellos.”.

No se salva nadie. Es un despiadado relato moral de la sociedad. Deprimente. Cargado de fiereza. Eso sí, breve: 107 páginas. Un alivio. Alargar la historia sería difícil de resistir. No se la pierdan.

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

A propòsit del 167

CRITICA DE LIBROS. “Mis rincones oscuros”, de James ELLROY

CRÍTICA DE LIBROS: "Ordesa" de Manuel Vilas