¡Ay, Babilonia, qué mareo!


Estoy atónita ante los avisos de posibles pactos y las noticias contradictorias que dejan filtrar los partidos.
Señor, que pase pronto.
En la izquierda, se puede decir que el PSOE ha ganado claramente en las cuatro consultas electorales (Generales, Autonómicas, Municipales y Europeas). Podemos (y sus aliados) han sufrido un descalabro que –en alguna medida– ha reforzado a los socialistas.
En 2014, Podemos llegó a soñar con alcanzar al PSOE. No aceptaron aquél gobierno PSOE / Ciudadanos y se equivocaron, porque se habrían afirmado en la oposición. Este error dio lugar a la posterior separación de Errejón y otros líderes fundadores de la Agrupación. Cinco años más tarde, el 28M, obtuvieron unos resultados durísimos que cuestionan de lleno el liderazgo de Iglesias.
En la derecha, salvo el caso de Madrid, el PP se hunde; Ciudadanos está lejos del sorpasso, como desorientado, y le podría como a la gente de Pablo Iglesias, si no atiende la advertencia. Su fijación contra el independentismo no le está dejando actuar convenientemente.
Desde la periferia, me cuesta entender los resultados de Madrid. ¿Cómo se puede seguir votando a la derecha, que instauró (como en la Comunidad Valenciana) una escandalosa corrupción que tiene a 72 imputados a la espera de juicio, por apropiarse de caudales públicos, por vender viviendas sociales a fondos buitre, etc., etc., etc.?
Por todos los resultados, la izquierda de este país tiene que reflexionar seriamente: Podemos e Izquierda Unida, juntos, han obtenido solamente el 1,6% de los votos; cuando en 2015 Izquierda Unida (ella sola) alcanzó el 4,7%. En Madrid se presentaron OCHO listas a la izquierda del PSOE; y otras tantas en Valencia. Esta dispersión del voto se me antoja un suicidio colectivo.
Podemos tiene nombres distintos en las ciudades o comunidades (lo de Unidas Podemos ya es un despropósito), lo que ha desconcertado a los votantes.

Con todo, no conviene mezclar los resultados: en las Generales de abril, los votantes eligieron claramente al PSOE para que no gobernase la extrema derecha. Y en mayo, mayorías para municipios y autonomías.
Y que no nos aturdan.

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

A propòsit del 167

CRITICA DE LIBROS. “Mis rincones oscuros”, de James ELLROY

Els guardians de la democràcia