In memoriam: Andrea Camilleri


A los 93 años ha fallecido el escritor siciliano más leído de Italia. Comenzó a escribir ya cumplidos los 53 años, habiendo sido profesor de Arte Dramático, guionista y director teatral y televisivo.
Alcanzó el éxito lector a sus 73 años, escribiendo más de cien obras. Ha sido fumador empedernido (más de 60 cigarrillos diarios, aunque apenas daba dos caladas y lo aplastaba en el cenicero). El glaucoma lo había dejado ciego, por lo que, últimamente, dictaba los escritos a su fiel secretaria. Había dicho que no temía a la muerte: Peor hubiera sido tener que dejar de fumar.
Manolo Vázquez Montalbán fue quien primero me habló de Andrea Camilleri y me recomendó apasionadamente que leyera “La concesión del teléfono”. Es un libro delicioso y divertido que narra el sinfín de trámites burocráticos, a los que se enfrenta el protagonista Pippo, para que le concedan un teléfono en Vigatá (pueblo imaginario de Sicilia), en el año 1891. Una crónica cómica, realista y amarga de la sociedad de aquella isla. Un primoroso relato que me dejó marcado y que, en dos ocasiones, me animó a visitar Sicilia.
Decía Montalbán que la “componenda” siciliana era un peculiar procedimiento de acuerdo en la cultura de los sicilianos. Es una estrategia, un arreglo incompleto o provisional, que Andrea emplearía en sus novelas. Y precisamente Camilleri llamaría Montalbano a su comisario, en homenaje al amigo escritor catalán.
Personalmente, he sido rendido admirador de este asombroso escritor que acaba de dejarnos.  Más que resolver casos, no siempre criminales, lo que Andrea Camilleri hace es mostrar su sagacidad psicológica y deductiva con una enorme exhibición cultural.
Me ha parecido bien dedicarle este recuerdo con todo mi agradecimiento y cariño. 

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

A propòsit del 167

CRITICA DE LIBROS. “Mis rincones oscuros”, de James ELLROY

CRÍTICA DE LIBROS: "Ordesa" de Manuel Vilas