El parto de la burra


Lo que ha pasado el 10 de noviembre se veía venir.
Como me decía un cura viejo: “otra vuelta al torniquete del dolor”. Si la papeleta de formar gobierno estaba complicada, ahora está complicadísima. Han entrado en el Congreso hasta dieciséis partidos políticos. La derecha no gana, aunque acorta distancias.
Vox crece de manera alarmante. Se ha hecho fuerte en zonas rurales, entre votantes de menor nivel educativo y económicamente vulnerables.
Ciudadanos se desploma. Manuel Valls tenía razón: ¡Qué grave error de Rivera fue pactar con Vox!
La situación para la gobernabilidad se ha complicado aún más; sin embargo, los partidos han visto las orejas al lobo y parecen más dispuestos que en ocasiones anteriores. Se alarga tanto esta situación que parece el parto la burra, que decía el castizo.

Precisamente, mientras escribo estas líneas, me llegan noticias del preacuerdo al que han llegado Sánchez e Iglesias para un gobierno de coalición progresista. Un buen golpe de efecto. Parece que, por fin, la cordura (o la necesidad) se ha impuesto a las manías personales y a los consejeros de aprendiz de brujo.
El comentario general será el de: “para este viaje no hacían falta alforjas” y “a buenas horas” …
Por seguir con el refranero: “nunca es tarde, si la dicha es buena”.
Silencio y barajar.

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

A propòsit del 167

CRÍTICA DE LIBROS: "La Orgía perpetua (Flaubert y Madame Bovary)", de M. Vargas Llosa

CRÍTICA DE LIBROS: "Ordesa" de Manuel Vilas