Qualsevol nit...


Esta tarde se ha consolidado la primera coalición de izquierdas desde la Segunda República. El acuerdo entre PSOE y Podemos es la novedad más importante de los últimos diez años.
Los diputados de los partidos de Sánchez y de Iglesias tenían que llegar a un pacto y congeniar porque la derecha se ha echado al monte, se ha ido por extremos cavernícolas, y no había forma de contar con ella.

Como es sabido el perro es un animal no vegetariano. Se dice que el perro del hortelano ni come productos de la huerta ni deja comerlos. La derecha española ––cuando gana la izquierda–– proclama que se rompe España y amenaza con un desastre económico. Ni gana ni sabe perder.
Vean si no a Pablo Casado; cada vez tiene más cabreo. Ha abandonado el centro y está dejando sin espacio a la extrema derecha. Abascal se tiene que ir conformando con lanzar ataques racistas. Si Casado continúa así, Vox arrebatará al PP buena parte de sus votantes. Ya lo verán.
Les aseguro que lo que más destacable de estas sesiones parlamentarias, es la diferencia entre los que razonan, argumentan, y los que no lo hacen. Entre los que analizan tengo que citar a Aitor Esteban (PNV), siempre incisivo y brillante: La jefatura del Estado no es sino una institución más sometida a crítica. Si hoy estamos todos aquí votando la candidatura de Pedro Sánchez es porque el Rey lo ha querido así. No se puede ser más acertado y preciso.
Iñigo Errejón (Más País): España está dividida por la desigualdad. Para mí es el diagnóstico certero.
Pablo Iglesias comenzó con un detalle de calor humano con Aina Vidal (diputada de En Comú Podem, a la que se le ha detectado una grave enfermedad). El Parlamento se levantó para aplaudir su asistencia. Aina unió al Congreso. Salvo a los de Vox, que no se inmutaron.
Y también conviene destacar a Monserrat Bassa (ERC) que se despachó así: Me importa un comino la gobernabilidad de España. Atacó a la judicatura por las actuaciones contra los políticos catalanes. No sólo a los jueces: Ustedes (el PSOE) también son verdugos porque está en su mano cambiar las leyes.
Dejarse llevar por los sentimientos casi siempre nubla la razón.
Que alguien nos explique cómo se puede despotricar contra la derecha y ultraderecha, causantes de todos sus males, y al mismo tiempo votar lo mismo que ellos. Me refiero a las formaciones independentistas catalanas.
En fin: tenemos coalición progresista. Como cantaba Jaume Sisa, Qualsevol nit pot sortir el sol…

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

CRÍTICA DE LIBROS: "La Orgía perpetua (Flaubert y Madame Bovary)", de M. Vargas Llosa

CRÍTICA DE LIBROS: "Ordesa" de Manuel Vilas