Tremendismo y esencias de la fé

Hay una exacerbada propensión a noticias tremendistas, hecatombes, tragedias y a la difusión de noticias necias en los medios de comunicación.

Les voy a poner tres ejemplos bien distintos:

Uno, “el megabarco que obstruyó el paso por el Canal de Suez va a desmoronar el transporte” y mil negros presagios que nos arrugaron aún más el ánimo. Unos pocos días después, afortunadamente, desatascaron al animalón aquél y se reabrió el Canal. En lugar de celebrarlo con la lógica alegría, notifican pesarosos:” logran despejar Suez, pero hay decenas y decenas de barcos en cola esperando”. Y seis días después, continúan dando la matraca: “¿Quién pagará el bloqueo del canal de Suez? Se avecinan años de batalla legal”. ¡Como si a la gente nos preocupara el paro de los gabinetes de abogados!

Dos, hablando de letrados: la organización ultraderechista Abogados Cristianos se querella contra Pablo Iglesias por no sé qué chorrada. Debería haberse querellado contra la Iglesia (en singular), por permitir la citada organización y no autorizar carpinteros cristianos, banqueros cristianos y peluqueros cristianos (pongo por caso, aunque me sabe mal darle pistas a la Conferencia Episcopal).

Tres, “Tambors de Passió mantendrá su esencia… cada Jueves Santo tiñe de color el corazón de la Vila de Almassora”…  Sí. Sí, esto lo acabo de leer en el Periodic.  No es de hace setenta años. Por favor: ¡Un respeto al libre pensamiento de miles de ciudadanos y a los verdaderos problemas de la gente! Aunque pedir esto es como pedir la luna. Los que tendrían que velar por la aconfesionalidad del Ayuntamiento (en este caso) son los que enaltecen estos despropósitos.

En fin, como dijo nada menos que Einstein: “Aquellos que crean los problemas no podrán resolverlos”.

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

CRÍTICA DE LIBROS: "La Orgía perpetua (Flaubert y Madame Bovary)", de M. Vargas Llosa

Crònica d'un sumaríssim silenciat