CRÍTICA DE LIBROS.- Cuatro relatos de Joseph Conrad

1)  “Juventud” (40 págs.).

Joseph Conrad es el maestro de las narraciones en el río y en el mar. "Juventud" (Youth), es una obra maestra del relato. Una crónica entrañable, leída con gusto por aquellos que aman una historia bien contada. Es la experiencia de un joven de 20 años, oficial de la marina mercante, que se enrola –en el primer viaje que le va a llevar a los países del Lejano Oriente– a bordo de un buque, en las postrimerías de la navegación a vela.

Reunido con unos amigos, frente a una botella de vino, Marlow (un viejo marino) narra su primer viaje como segundo oficial al mando, con destino Bangkok, en un velero (el Judea) cargado de carbón. Desde el principio se augura un viaje desastroso, pero la juventud, romántica y aventurera, no ve nada que pueda impedir su deseo de visitar los países del Oriente. Ser joven y navegar por esos mares del mundo es el mejor tiempo vivido. Una historia agridulce, recordada pasada ya la juventud, rodeado de viejos amigos.

Cada viaje por el Índico era una odisea. Las casi permanentes tormentas ocasionaban un riesgo humano constante. Los marinos podían pasarse semanas achicando agua en aquellos desvencijados veleros.  Después de innumerables vicisitudes, cerca ya de su destino, el carbón que transportaba el Judea se incendió de manera espontánea y tuvieron que apagarlo tratando de quitarle el oxígeno. No dio resultado y optaron por echarle agua del océano; otra vez vuelta al bombeo (esta vez al revés: del mar al barco). Días después, el velero explotó por los aires y los ocupantes llegaron en bote a Bangkok.

¡Oh, juventud! La aventura de las ilusiones.

El relato de esta azaña es uno de los ejemplos de la maestría narrativa de este escritor de origen polaco que escribía en inglés.

––––––––––––––––––––––––––––––

2)“Los idiotas” (28 págs.).

La acción tiene lugar en Francia. “Los cuatro idiotas eran una ofensa a la luz del sol, un reproche a cielo abierto, una maldición al vigor concentrado y nítido de aquel paisaje campestre”.

La historia de estos cuatro seres es sencilla y extraordinaria al mismo tiempo. En ella Josep Conrad describe la tierra, la dureza de la agricultura, tan dura como la mar. El padre de los idiotas (por la noche regresaba a casa tan rápido que parecía ir a una boda, pero con el gesto sombrío de quien acude a un entierro) estaba desesperado ¡los cuatro, inútiles! Empezó a reprochar a su esposa que no le diera hijos como los de todo el mundo.

Una tragedia tremenda contada de forma soberbia.

––––––––––––––––––––––––––––––

3)“El regreso” (40 páginas)

Un joven matrimonio inglés convencional, acomodado y con buenas relaciones sociales. Un día, el esposo, al llegar a casa, se encuentra con una nota que le ha dejado su mujer: se va, se va con otro. Después de cinco años de matrimonio.

El marido se sume en la desesperación, preguntándose cómo ha sido posible la infidelidad de la esposa.

Pero, de pronto, ella regresa llorosa y arrepentida al cabo de dos horas. Había quedado con el otro hombre, pero le había dado plantón.

El marido le hace un sinnúmero de reproches, en los que trasluce el daño social que la conducta de la mujer le puede ocasionar. Poco a poco ella va observando que su marido no la ama; solo se ama a sí mismo.

Hasta aquí puede contarse la trama.

A pesar de ser tan breve es una muestra ejemplar de reproches y sensaciones.

Una advertencia: Conrad sitúa el relato en la época victoriana. Una narración como esta, situada hoy día, sería impublicable por las continuas reacciones varoniles y el desprecio a la condición y a los sentimientos femeninos.

–––––––––––––––––––––––––––––––––––––

4)“El corazón de las tinieblas” (113 págs.)

“El mar estaba obturado por una muralla de nubes negras y el río sereno que conducía a los confines del mundo pasaba sombrío bajo el cielo encapotado. Se diría que fluía al corazón de una inmensa oscuridad”, dice Conrad en un pasaje de esta novela corta, considerada como una de las mejores del escritor.

Marlow, el narrador de este relato, nos describe el viaje al Congo, en corazón de África. Un viaje a los lugares oscuros del ser humano. El señor Kurtz es el mayor agente comercial que suministra cantidades inmensas de marfil.

Marlow va río arriba para conocer a este personaje y el autor nos va describiendo con realismo la selva y el cruel dominio colonial. Los negros van muriendo de enfermedades y malnutrición. Es la confrontación del hombre blanco con el mundo primitivo, un reflejo fúnebre, aterrador, de la existencia humana y de la injusticia extrema.

La trama es corta y simple, pero exige estar atento a todos los detalles.

En esta novela se apoyó Francis Ford Coppola para su formidable “Apocalypse Now!”.

Es una lectura densa, inquietante, de estilo desgarrador y profundo. Las cuatro apoteósicas páginas finales son un portento de la literatura de este admirable autor.

¡El horror! ¡El horror! ...

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

CRÍTICA DE LIBROS: "La Orgía perpetua (Flaubert y Madame Bovary)", de M. Vargas Llosa

Crònica d'un sumaríssim silenciat

Projecten un vedat de caça a l’horta d’Almassora