CRÍTICA DE LIBROS. - “María Antonieta”, de Stefan Zweig (540 páginas)

 Sinopsis de la Editorial Acantilado:

María Antonieta nació en Viena en 1755, hija del emperador austríaco Francisco I y de María Teresa. En mayo de 1770 contrajo matrimonio, cuando tenía catorce años, con Luis XVI de Francia. De nuevo la destreza de Stefan Zweig para el retrato y su finísima comprensión del alma humana se unen para dibujar un cuadro extraordinario de la más famosa víctima de la guillotina: su tormentosa llegada a Versalles, la frustración ante la frialdad de su esposo, su apasionado romance con el conde Von Fersen y, finalmente, el caos y el terror que la revolución trajo consigo.

El crítico de ABC ha dicho de esta biografía: “Si la Historia se enseñara en los colegios con libros como este, no habría escolar a quien no interesara el pasado”.

* * *

Para golpear a la realeza la revolución tenía que atacar a la reina, y en la reina a la mujer”.

Así inicia Stefan Zweig la biografía de María Antonieta (la escribió en el año 1932); contra la reina no se ahorró ningún medio, ninguna calumnia para llevarla a la guillotina. La tensión trágica no se deriva solo de la desmesura de un personaje, sino de la desproporción entre un ser humano y su destino. El caso de María Antonieta es un ejemplo de cómo ––a veces–– una de esas personas mediocres (como ella) es capaz de arar el destino y alzarse con fuerza sobre su propia mediocridad. Pero se encontró con la Revolución, una prueba que la mediría históricamente.

 Stefan Zweig fue un escritor tremendamente popular en su época. Realizó 17 biografías, 22 novelas, 4 obras de teatro… Aborrece lo ambiguo y lo innecesario. Es un escritor admirable. Las biografías de Zweig destacan por la pasión que el autor pone en ella y su deseo, siempre certero de hacer libros didácticos y amenos. “María Antonieta” se lee de un tirón pese a su extensión, e incita al lector a interesarse aún más por esta figura histórica.

 Con suma delicadeza describe los secretos de alcoba: El futuro Luis XVI, con el que la niña María Antonieta se casó a los quince años, no consumó su matrimonio con ella hasta pasados más de siete años por culpa de la fimosis de Luis y su miedo a operarse. Dos mil quinientas noches.

Las primeras vivencias matrimoniales son decisivas y este hecho de no poder realizar el coito los dejó marcados; se hacían chistes y coplas del modo más insistente y mucho más en una corte tan burlona como la francesa.

Luis XVI es de una torpeza física que avergonzaba; corto de vista y encorvado (aunque medía 1’85 de estatura). Prefiere leer que hablar. Y tiene plomo en la sangre: nada le entusiasma.

En cambio, María Antonieta es delicada, esbelta, atractiva y coqueta. Un encanto para los retratos. Una pareja extremadamente desigual en lo físico (él pesado, ella flexible) y en lo intelectual (él indeciso, ella decidida con demasiada rapidez).

Zweig nos va detallando cómo la corte de Versalles se ha ido separando, sin darse cuenta, de la Francia real. El poder político en Francia se viene abajo, las deudas suben, el ejército y la flota degeneran. Hay desgobierno y el país se dirige a la bancarrota. Mientras el pueblo pasa hambre, se compran y venden palacios por diez y veinte millones. Todas las culpas se dirigen a la deslumbrante, despilfarradora y frívola reina. Se la llamó Madame déficit y ella se preguntaba: “Qué quieren de mí? ¿Qué les he hecho?”. Demasiado tarde. El 14 de julio de 1789 tiene lugar el asalto al odiado penal de La Bastilla. No es una revuelta, es una revolución.

En ese momento la Revolución no es consciente de sus propias fuerzas.

Un libro extraordinario, que engancha desde la primera línea.

Como todas las obras de este autor genial, muy recomendable.

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

CRÍTICA DE LIBROS: "La Orgía perpetua (Flaubert y Madame Bovary)", de M. Vargas Llosa

Crònica d'un sumaríssim silenciat

Projecten un vedat de caça a l’horta d’Almassora